Pues los poetas son
pequeños animales en disturbio
con la sed en los ojos y en la
garganta amor


(Jesús Hilario Tundidor)

miércoles, 15 de junio de 2016

Se nos queda siempre en la sombra





Noche, fabricadora de embelecos,
loca, imaginativa, quimerista,
que muestras el que en ti su bien conquista
los montes llanos y los mares secos;

habitadora de cerebros huecos,
mecánica, filósofa, alquimista,
encubridora vil, lince sin vista,
espantadiza de tres mismos ecos;

la sombra, el miedo, el mal se te atribuya,
solícita, poeta enferma, fría,
manos del bravo y pies del fugitivo.

Que vele o duerma, media vida es tuya;
si velo, te los pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.



(Lope de Vega)


1 comentario:

J. R. Infante dijo...

A la sombra de los clásicos es un placer pasar el tiempo.-Un abrazo