Pues los poetas son
pequeños animales en disturbio
con la sed en los ojos y en la
garganta amor


(Jesús Hilario Tundidor)

martes, 23 de agosto de 2011

Se Llamaba Jerry Lieber

Los compositores pasan desapercibidos para el gran público, suelen delegar la gloria a los intérpretes, a menudo más guapos y más simpáticos. Fotogénicos o no, nadie sabe lo difícil que es componer una (buena) canción y todo lo que lleva tras de sí. Y si hablamos de hacerlo hace 50 años el mérito se agiganta. La única vez que me atreví a subir al escenario de un karaoke yo todavía no era consciente de esto, quizás entonces la hubiese cantado mejor.



domingo, 21 de agosto de 2011

Agosto En Disturbio




Pero nada es aún definitivo.

Mañana he decidido ir adelante,

y avanzaré,

mañana me dispongo a estar contento,

mañana te amaré, mañana

y tarde,

mañana no será lo que Dios quiera.

(Ángel González)

sábado, 13 de agosto de 2011

Nacer En Cada Instante

Un autor del que sólo habías oido hablar y un libro que ni siquiera conocías. El título rezuma pedantería -siendo francés no debe sorprendente-, pero bueno, puedes sacar otros seis y secuestrarlos hasta el 28 de agosto. Es verano, joder, no tienes nada mejor que hacer con tus ojos.
El nombre vuelve en cada verso: Douve. Douve como fuego eterno de fénix, como ciervo vulnerado, como salamandra de piedra: una mujer definida a través de su propia alegoría, mágica y mortal en "L´orangerie".
Casi sin darte cuenta, a la mañana siguiente, quieres tenerlo para siempre en tu oscura estantería ocupando un puesto privilegiado junto con otros libros de cabecera. Tú, ilusorio erudito, que crees que el mundo cabe en una vida. Tú, que odias los prólogos y los espacios en blanco porque sabes que son lo único que has tenido hasta ahora. Tú, que ahora comprendes que el secreto está en nacer en cada instante y te aferrarás a ello sin remedio, esclavo de olas de cristal.



http://www.goear.com/listen/c90f679/late-for-the-sky-jackson-browne-

lunes, 8 de agosto de 2011

El Juego

Decimos "felicidades". Y no pensamos. ¿Hay que suponer la moraleja: ser feliz por vivir otro año más? O quizá una posible antítesis. Porque cada año más es también un año que se resta; una endina enhorabuena, un macabro recordatorio del tiempo que nos queda.
Decimos "felicidades". Y no pensamos. Si envejecer carece de premio, al menos nos ahogaremos en el celofán azul, con una mansa mueca lazo a lazo. Responder con un "gracias" se convierte en un
acto de condescendencia mal disimulado, igual que el último beso de alguna seria despedida. Y luego la tarta, y los deseos, siempre a media luz; como los ritos realmente importantes, amarillo
eterno de este animal en disturbio: soy lo que olvido.
Elegimos un buen regalo y nos contamos veinte, treinta o cuarenta, robando un color e inventando una meta en la que solo se entra con los dados exactos. Decimos "felicidades". Y no pensamos.

domingo, 7 de agosto de 2011


Y debe ser muy triste
ser como soy yo
que lo único que quiero es salir de casa una mañana
y volver muy tarde para que nadie me vea.
(Agustín Delgado)





http://www.youtube.com/watch?v=eW_PfOpAFVw

jueves, 4 de agosto de 2011

Cerrando Ambigús




Lo malo del cine es que cuando acaba la película, el mundo sigue igual.

Canciones Que Nunca Bailaré (XII): A Blossom Fell - Nat King Cole