Pues los poetas son
pequeños animales en disturbio
con la sed en los ojos y en la
garganta amor


(Jesús Hilario Tundidor)

lunes, 14 de diciembre de 2015

De Un Sexto Panero

(El desencanto, Jaime Chávarri)



Quieren entrecortarnos en un brindis al sol
por la sombra de lo que seremos:
el invierno en torno a un guante perdido.

Ceded el oficio de la pesadilla,
al fin y al cabo,
los sueños no permanecen inmóviles.

Como poeta y poema,
debe morir el padre
para que pueda vivir el hijo.


2 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Estás rozando la perfección... un abrazo

J. R. Infante dijo...

Brindis poético a la atención de los buenos lectores.- Un abrazo