Pues los poetas son
pequeños animales en disturbio
con la sed en los ojos y en la
garganta amor


(Jesús Hilario Tundidor)

miércoles, 31 de octubre de 2012

Escribe Tristeza Y Di Lo Que Puedas





Sacude tu mejor abrigo
bajo este polen de ceniza,
estupor de las historias que remueven entrañas con sus manos
y dejan luces encendidas en una habitación vacía.

Deja que sobre signos y simulacros
crezca la buena hierba
vigilando la maleza,
y si fuera necesario
arroja a las hogueras del ocaso las rosas que pudieran brotar.
Duerme cada noche en el azogue del lago.
Cuando tus pormenores cumplan su mayoría de edad
esas estrofas tendrán la solemnidad que conservan
los vestigios de una nueva Troya.

Sobrevive en la diferencia,
necesitarás creer que al menos aquí
uno rige su destino,
llámalo aspirante a dueño de sus actos.
Jura no crecer en busca del pasado.

Escribe tristeza y di lo que puedas. 





2 comentarios:

Pat. dijo...

Buenísimo!

José Luis Martínez Clares dijo...

Ufff. Siento tu poética muy cercana. Cálida. Y dueña de su calor. Abrazos