Pues los poetas son
pequeños animales en disturbio
con la sed en los ojos y en la
garganta amor


(Jesús Hilario Tundidor)

martes, 7 de abril de 2015

Vuelta De Aokigahara

1 comentario:

J. R. Infante dijo...

Yo creía que el bosque del lobo era lo más miedoso,pero se ve que hay otros peores.- Un abrazo, Rafael.